Diario de la semana de pelea Álvarez-Munguia: día cinco

Sábado 4 de mayo

Es el universo de Gervonta Davis y todos los demás simplemente viven en él.

Esa, nuevamente, fue la conclusión a la que estuvo tentado sacar en Las Vegas el día de Saúl Álvarez-Jaime Munguía, cuando Davis llegó una hora tarde a la conferencia de prensa que se estaba organizando para promocionar su pelea, el 15 de junio, con Frank Martin. y David Benavidez-Oleksandr Gvozdyk.

Cuando llegó, quizás el más nato de todos los luchadores activos del mundo se enfrentó inmediatamente a Martin, y no tanto por el deseo de promover su lucha, sino porque es lo que le resulta natural. Si no le pagaran millones para demostrar su talento como uno de los mejores peleadores del mundo, Davis, sin duda, estaría peleando en las calles de Baltimore, y ya está saboreando la perspectiva de intentar meterse en la cabeza de Martin y el Una prueba considerable que Martin representará la noche de la pelea, porque ambas cosas son lo que exige la naturaleza de Davis.

Cuando posaron frente a la mesa superior, Davis, a menudo amenazador, invadió muy deliberadamente el espacio personal de Martin. Cuando se dirigieron a sus asientos, Davis nuevamente se aseguró de que se encontraran cara a cara y luego le dio una palmada en la mano a Martin. “Es hora”, dijo repetidamente, aunque no es que Martin pareciera excesivamente preocupado. “Se va a volver real”.

Davis-Martin será el evento principal número 100 en el MGM Grand Garden Arena, que, en opinión de BoxingScene, es un lugar superior al T-Mobile Arena, en gran parte debido a la medida en que las paredes aún pueden hablar de momentos inolvidables. noches con Mike Tyson, Floyd Mayweather y más. Cuando Davis peleó allí en 2015, cuando detuvo a Recky Dulay dentro de un asalto, estaba lejos de haberse consolidado como uno de los mejores peleadores del mundo. La medida en que su creciente perfil lo está acercando a personajes como Tyson, Mayweather y otros hace que parezca apropiado que siga sus pasos peleando allí en el evento principal.

Cuando volvieron a posar hacia el final de la conferencia de prensa del sábado, Davis, con tanta naturalidad como lo hacía todo lo demás, comenzó a hacer boxeo de sombras y le recordó a Martin: “No te gustan los golpes al cuerpo; tú del suburbio”. La confianza que rezumaba de manera similar su entrenador Calvin Ford se sumó al elemento de intimidación que Martin se veía obligado a resistir.

Más tarde esa noche, en el T-Mobile Arena, Jessie Magdaleno ya había sido anunciado como “Diego” cuando Davis apareció en la pantalla grande en el camerino previo a la pelea de nada menos que “Canelo” Álvarez. El llamado título de “la cara del boxeo” se ha convertido en uno de los alardes más comunes, y francamente extraños, de la era moderna para una cultura en la que alardear es una segunda naturaleza, pero si Álvarez sucedió a Mayweather en esa posición, entonces, mientras posó junto a él. Davis, fuertemente aplaudido por los 17.492 espectadores presentes, en su mayoría mexicanos, parecía el más probable para ser el siguiente.

Davis, de manera similar, llamó la atención de las cámaras cuando estaba en primera fila durante el evento principal, cuando en un momento comenzó a bailar con la música que sonaba como si no le importara nada en el mundo. Álvarez demostró cuánto tiene todavía para ofrecer al más alto nivel durante el transcurso de 12 rounds en gran parte unilaterales contra Munguía, pero es Davis – con rivalidades potenciales contra peleadores como Devin Haney y Shakur Stevenson – quien parece casi seguro tener la ventaja. mayor impacto en su deporte en el transcurso de los próximos años.

Antes de abandonar el T-Mobile Arena, Álvarez respondió cuando se le preguntó si había hablado con Oscar De La Hoya desde su enfrentamiento en la conferencia de prensa del miércoles: “No, no necesito hablar con él”. También confirmó que se había plantado repetidamente entre rounds contra Munguía porque “me sentía bien”.

Related Posts

Our Privacy policy

https://cgnewslite.com - © 2024 News